1. Antes de una entrevista investiga a dónde vas. Estudia qué hace la compañía, su historia y escribe preguntas concretas demostrando interés por sus actividades.

  2. Lleva siempre un currículum en papel y entrégalo en mano. Internet te ayudará a encontrar empresas que buscan trabajadores, pero no a encontrar trabajo. Cuando identifiques una oferta interesante, llama personalmente a la empresa solicitando una visita en las que poder entregarles el currículum personalmente.

  3. Vigila la comunicación no verbal. Siéntate erguido, respira y habla con tranquilidad. Saluda con firmeza pero sin agresividad, y no olvides que no hay mejor carta de presentación que la sonrisa.

  4. No tengas miedo a preguntar. Trata de saber cómo es el día a día de la empresa, qué es lo mejor del ambiente de trabajo. Estarás demostrando que te interesa el puesto”.

  5. Descubre las necesidades de tu entrevistador y de su empresa y explícale cómo puedes contribuir a satisfacerlas.

  6. Habla de lo que te gusta hacer, de lo que te apasiona. No de lo que crees que tu entrevistador espera oír. No hay mejor forma de quedar bien que mostrando ilusión, pasión y actitud por lo que haces.

  7. No te olvides de hacer un seguimiento. Un e-mail de agradecimiento por la entrevista o una invitación personalizada de LinkedIn puede marcar la diferencia. Aunque no seas seleccionado, mantener la conexión positiva con la empresa es importante.

Ver Artículo original

7 puntos que pueden decantar la balanza a tu favor si estás buscando trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *